De Idea a Empresa - Todos somos empresarios

Muchos de nosotros jóvenes universitarios, incluyendo a algunos estudiantes de prepa y a inconformes con su trabajo actual sueñan con tener su propia empresa y ser jefes y hacer lo que les gusta sin pedirle permiso a nadie. Esta fantasía se ha convertido en los últimos años en una realidad para muchas personas, y en la mayoría de los casos los antecedentes académicos no tienen nada que ver.

No voy a ponerme a dar ejemplos de casos así porque todos ya los conocemos y si no, internet es nuestro amigo y nos puede informar al respecto. Lo que sí quiero compartir es mi perspectiva con respecto a emprender un proyecto y subirse al tren de los trabajadores independientes, freelanceros y empresarios.

Primero, ser jefe es un concepto un poco anticuado. Las organizaciones verticales donde C le reporta a B y B le reporta a A no siempre son las más óptimas. Talvez tengan mucho orden y disciplina, pero son burocráticas, lentas y poco creativas. Si tu eres un Godínez y quieres dejar de serlo para ser jefe, estas en realidad quedándote igual, porque un jefe a fin de cuentas también es un empleado. Las empresas horizontales son más flexibles, la responsabilidad recae en cada individuo y hay más libertad. Esto también tiene sus problemas, especialmente cuando alguien no quiere trabajar o no sabe cooperar con sus colegas. El liderazgo es clave en cualquier formato, tener iniciativa y confianza para poder delegar actividades requiere de experiencia, madurez, visión, empatía, humildad, y varias capacidades que no se ganan de la noche a la mañana; ser jefe empieza desde adentro.

Segundo, para lograr que una idea se convierta en proyecto y luego en empresa tienen que pasar muchas cosas. En primer lugar debes tener una buena idea que le sirva a alguien. Cuando alguien necesita lo que tu tienes entonces puedes convertirlo en producto o servicio y te lo van a comprar. Si solamente tienes un producto pero nadie lo necesita o no sabe que existe entonces todavía te falta completar tu proyecto. Necesitas labor de ventas, difusión, hacer ruido. Existen empresas multimillonarias que aún no tienen productos o servicios en el presente pero si con potencial. Tal es el caso de Planetary Resources, una empresa redituable que busca minar asteroides en el futuro, no hay tecnología disponible, pero cuando se tenga, los primeros inversionistas y clientes tendrán acceso a los primeros asteroides de platino que se alcancen. Te gustaría invertir?

Tercero, evoluciona. Todo cambia y se actualiza más y más rápido. Tu idea puede ser original al principio pero obsoleta 5 min después. Si te reinventas constantemente nadie te podrá alcanzar. La innovación en muchas industrias es necesaria. Además aún si tu proyecto no peligra por permanecer igual, te sentirás renovado y entretenido, lejos del aburrimiento o cansancio que son grandes enemigos del emprendedor. Las crisis generan renovación, pero por qué llegar a ese grado? Anticípate y haz cambios aunque sean mínimos, cambia tu fondo de pantalla de tu compu o tu celular, prueba nueva música, nueva ropa, eso te dará ideas para llevar tu proyecto a nuevos lugares y quizá a nuevos clientes.

Cuarto, desapego. Nunca permitas que un proyecto, empresa o equipo dependan de ti. Todo mundo se quiere sentir requerido e importante, pero volverte indispensable significa encadenarte y volverte tu propio empleado. Aprende a delegar, enseña a los demás lo que haces, cuida los secretos pero no te vuelvas uno. Ser requerido e importante siempre lo serás, especialmente si logras que tu proyecto camine por sí mismo. Te gustaría que tus hijos caminen sin depender de ti, o que siempre necesiten de tu mano? Es importante lograr esto no solo para darle salud a tu empresa sino para que tenga un mayor atractivo para inversionistas que puedan hacerla crecer y para que perdure aún si tu te vas a iniciar otros proyectos distintos o complementarios.

Quinto, claridad. Siempre mantén una comunicación constante, honesta y clara con tus socios. Cada uno tiene algo valioso que aportar y por esto mismo cada uno merece un porcentaje del proyecto. En el momento en que un socio pretenda sentirse mayor a otros o se aproveche de los logros de todos, en ese momento la confianza y el respeto caerán y es muy difícil recuperarlos. Si tu no puedes poner la mano al fuego por tus socios en cualquier situación, ten cuidado. Trata de mantener siempre la visión global, ponte en los zapatos de los demás y haz que ellos vean tu punto de vista.

Sexto, hazlo. Todos tenemos “ideas geniales”, cierto? Pues entonces hazla realidad. Que te detiene? Tiempo? Dinero? Conocimiento? En realidad lo único que te detiene es miedo, lo demás se puede obtener, especialmente si tu ideas es tan genial como dices. Y si no sabes qué tan genial es tu idea, de todas maneras intenta realizarla. Vas a aprender mucho en el camino y no existe el tiempo perdido. Lo más cercano al ÉXITO es el FRACASO. Si ni siquiera lo intentas entonces estas perdido. Aprovecha que el conocimiento es muy accesible, que puedes pedir ayuda por Facebook y que tu primer logro, por más insignificante que sea es sumamente satisfactorio, adictivo, divertido y un fuerte imán para logros futuros.


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square